Contáctanos

Formas de proteger el alquiler de un inmueble

Categoría:

Actualidad

Formas de proteger el alquiler de un inmueble

Si bien se han hecho varios avances en materia de vivienda y hoy más personas son propietarios de una casa o departamento, Perú es uno de los países de Latinoamérica con mayor índice de alquileres. Esto, sigue siendo un indicativo importante de que los propietarios que deciden alquilar e invertir deben tener muy claras las formas de proteger un inmueble:

1) Agentes inmobiliarios e inmobiliarias

Ambas figuras funcionan como mediador, asesor y gestor de las transacciones que estén relacionadas con el alquiler de tu inmueble. Son ideales para aquellas personas que no tienen mucho tiempo o conocimiento en este aspecto. La diferencia está en que los agentes inmobiliarios no tienen la potestad de administrar tu vivienda, mientras que las inmobiliarias sí.

Antes de contratar este servicio, es importante indagar su trayectoria, saber quiénes son y, en el caso de las inmobiliarias, asegurarte que estén afiliadas a un gremio como Aspai, etc.

2) Seguros

Los propietarios que tengan tiempo de administrar su inmueble y solo necesiten tener la tranquilidad de que alguien responderá frente a un daño en la vivienda, pueden acudir a un seguro de hogar o un seguro de arrendamiento.

Los primeros, protegen tu vivienda de cualquier tipo de daño que pueda sufrir. Ya sea ocasionado por el arrendatario, por un evento natural, o de otro tipo. Los segundos, protegen a los propietarios en caso de incumplimientos en el pago del alquiler, en la cuota de administración o en el pago de los servicios públicos. Algunos, incluso, cubren la restauración del inmueble en caso de daños.

Antes de contratar un seguro ten presentes varias cosas:

Algunas aseguradoras pueden prestarte el servicio de evaluar al potencial arrendatario y determinar si es el adecuado o no para arrendar. También se encargará de hacer el contrato y de asesorarte en todo lo que necesites.

Si alquilas tu inmueble en plataformas como Airbnb, necesitarás pólizas diferentes a un seguro de hogar si quieres tener toda la protección sobre tu vivienda. Asesórate siempre con un agente experto en seguros, o a través de una plataforma digital experta en este campo.

¿Cómo proteger un inmueble sin necesidad de intermediarios?

Si no quieres intermediarios a la hora de alquilar o administrar tu vivienda ten en cuenta lo siguiente:

  • Requerirá más tiempo. Deberás disponer de horarios para mostrar la vivienda, entrevistar personalmente a los posibles inquilinos, llamar a sus referencias para asegurarte de que sean reales, verificar con detalle que sus documentos estén al día, entre otras cosas.
  • Tendrás que encargarte de la difusión. Por ejemplo, una de las ventajas de los agentes inmobiliarios es que, generalmente, acceden a portales online que te ayudarán con la difusión de la vivienda. Si no cuentas con esta ayuda, tu trabajo también será publicar tu vivienda en diferentes sitios y monitorearla constantemente.
  • Deberás ser muy específico con el contrato. Puede que en este punto necesites un poco de asesoría para definir, en detalle, las condiciones ¿Cuál será la forma y la fecha límite del pago mensual? ¿Exigirás un depósito anticipado para reparar futuros daños? ¿Pedirás el pago adelantado de uno o dos meses de alquiler? Y si el inquilino se va antes de que finalice el contrato ¿cuáles son las consecuencias? ¿Será obligatorio que el inquilino alquile por una cantidad de tiempo mínima? Son muchas las cláusulas que tendrás que establecer, pero, eso sí, nunca te olvides de incluir un contrato y llevarlo a una notaría para autenticarlo. Proteger un inmueble dependerá, principalmente, de este punto.
  • Haz un inventario de todo lo que entregas con la vivienda. Esto te permitirá dejar constancia de las condiciones del inmueble, en el futuro se pueden presentar problemas de humedad, pisos, conexiones, etc. y esta será una forma de determinar si las reparaciones corren por parte del dueño o del inquilino.
  • Toma, aunque sea una mínima protección. Los seguros de hogar o de alquier no son costosos. Toma unas precauciones mínimas para proteger la estructura o los contenidos de tu vivienda. Al final del día, se trata de proteger tu patrimonio en el largo plazo.

Antes de seleccionar una opción, te recomendamos que investigues. Tómate tu tiempo para conocer las condiciones de los agentes inmobiliarios y aseguradoras. Recuerda que estas protecciones pueden ser un costo adicional, pero te ahorrará muchos dolores de cabeza en el futuro.

Ahora, si definitivamente prefieres hacerlo por tus propios medios, asegúrate de dejar las condiciones claras y por escrito. Además de proteger un inmueble, estás protegiendo tu patrimonio y, por lo tanto, el sustento de tu familia. Dale la importancia que se merece.

FUENTE: AMARILO