Contáctanos

Aprende sobre la diversificación de inversiones grandes o pequeñas

Categoría:

Actualidad

Aprende sobre la diversificación de inversiones grandes o pequeñas

Como ya hemos comentado en otros artículos, uno de los aspectos más importantes que debes considerar antes de invertir es tener claros tus objetivos financieros. En otras palabras, ¿qué esperas o qué necesitas hacer con tu dinero? ¿qué buscas al invertir? Seguramente, esta pregunta te generará varias respuestas.

Ahora bien, tus objetivos financieros pueden cambiar según tu momento de vida. Un día buscas tener suficiente dinero para viajar; más adelante, quizás, tu prioridad sea comprar tu vivienda; luego, pagar la educación de tus hijos.  Cada uno de estos objetivos tiene unas condiciones de montos y tiempos para cumplirlos, por lo que puedes necesitar más de una inversión para lograrlos.

Antes de seguir, repasemos el significado de un concepto importante de finanzas:

  • El portafolio. En finanzas, le llamamos así al conjunto de instrumentos financieros que tú, como inversionista, tienes en un momento determinado. El conjunto de tus inversiones podría incluir, por ejemplo: acciones, bonos, fondos de inversión, inmuebles, planes de pensiones, etc.

Aun si tuvieras únicamente una sola inversión, en un solo activo, tendrías un portafolio de inversión. El problema, sería que estarías concentrando todo el riesgo en un único lugar. Para evitar depender únicamente de un solo tipo de activo o de inversión existe la diversificación.

Diversificar es un método de gestión de nuestro portafolio de inversiones, que nos ayuda a reducir su riesgo mediante la inversión en varios activos al mismo tiempo. Volvamos al ejemplo que pusimos al principio. Supongamos que compraste la vivienda turística con el crédito hipotecario, pero con los bonos del gobierno y tus propios ahorros, compraste otra vivienda en un sitio menos turístico para alquilar a una familia local.

Si bien por un lado tuviste una gran pérdida, por el otro seguiste manteniendo tu rentabilidad y tu flujo de efectivo mensual, porque una de las cosas más importantes para la familia que vive en tu inmueble es conservar su vivienda en tiempos de incertidumbre ¿ves cómo por qué tener varios activos puede ayudarte a no perder todo si a uno solo “le va mal”?

¿Por qué debo diversificar?

El principal objetivo de la diversificación de inversión es mejorar la rentabilidad que obtienes en relación con el riesgo financiero que asumes. La mejor forma de explicar esto la hemos escuchado de nuestros padres y abuelos:

“No metas todos los huevos en una sola canasta… porque si se te cae, se parten todos”

Es importante mencionar que la diversificación -por sí sola- no asegura que siempre vamos a ganar y que jamás perderemos dinero. Sin embargo, es una de las principales herramientas que podemos utilizar para mejorar la relación rentabilidad/riesgo de nuestras inversiones.

Si quieres elevar la efectividad de tu estrategia de diversificación, deberías buscar que los distintos activos o sectores en los que inviertes tu portafolio estén poco relacionados entre sí. Es decir, que sus resultados no dependan de los resultados de otros activos. De esta manera, si hay bajas en un mercado este afectará solo a uno de nuestros activos.

Tipos de diversificación

Una cosa es “no poner todos los huevos en la misma canasta”, pero otra que podría llegar a ser ineficiente es “poner igual número de huevos en igual número de canastas”. Existen estrategias para diversificar y es importante que encuentres cuál puede ser la ideal para tu perfil como inversionista. Según el blog BIP Investment Properties, una empresa europea de inversores inmobiliarios, hay 5 tipos de diversificación:

  • Diversificación temporal: se refiere a la compra de acciones de forma periódica y con pequeñas cantidades. Así, no entramos en el mercado con todo el capital disponible si no que esperamos al momento apropiado.
  • Diversificación por sectores: Si algo hay en el mercado actual es variedad. No hay dos empresas iguales y cada sector tiene sus características particulares. En este caso, podrías considerar tener en tu portafolio inversiones en diferentes ámbitos de la economía (alimentación, seguros, energía, etc.) La ventaja es que no todos los sectores viven de la misma forma los ciclos económicos, por lo que cuando a algunos están teniendo problemas, otros pueden estar en plena bonanza.
  • Diversificación por empresas: Invertir solo en una compañía implica estar expuestos a su evolución. Si los resultados no son positivos, tú, como inversor, también saldrás perjudicado. En cambio, si inviertes en varias empresas, puedes estar obteniendo rendimientos, aunque algunas empresas estén en momentos críticos. ¿El problema de esta estrategia? Es más difícil hacer un seguimiento de tus inversiones porque necesitas más información sobre el estado de estas compañías.
  • Diversificación por divisas: Una estrategia interesante que te sugiere comprar acciones de empresas internacionales que usen distintas monedas. La diversificación en euros y dólares son las más comunes.
  • Diversificación geográfica: aunque la economía es cada vez más globalizada, cada país sigue teniendo sus características particulares. Exponer tus inversiones solo a un país podría suponer un riesgo muy elevado, por lo que una alternativa inteligente es acudir a otros territorios. Así, si en uno de esos países hubiera una crisis, tu capital no estaría amenazado al 100%.

En ese caso ¿cómo sabes qué tipo de diversificación es la ideal para ti? esto dependerá en gran medida del nivel de riesgo que estés dispuesto a tomar (bajo, medio o alto), ya que según tu perfil de riesgo algunas inversiones son más o menos recomendadas. También depende -y mucho- de los objetivos financieros que quieras cumplir, ya que de estos dependerán factores como: tiempo, montos, frecuencias, sectores, estrategia de diversificación necesarios para que estas inversiones den los frutos esperados.

FUENTE: AMARILO